Dori Pena Gayo Psicología


Artículos

Aquí tienes unos artículos que te ayudarán a profundizar más en mi trabajo.

La falta de contacto familiar provoca problemas de comportamiento en los niños

03/12/2014

Generalmente detrás de un niño que demuestra problemas de comportamiento suele haber carencia emocional.

 



Hoy en día apenas hay tiempo para disfrutar de nuestros hijos. Ambos padres trabajan, y tienen el tiempo justo para dedicárselo a sus hijos. Es importante para la familia sustituir cantidad por calidad. Es necesario que se encuentre un momento al día para la charla, el respiro, el contacto… Con un poco de tiempo de dedicación real entre hijos y padres subsanaría mucho del malestar actual.


Generalmente detrás de un niño que demuestra problemas de comportamiento suele haber carencia emocional.


Hoy en día se invierte mucho esfuerzo y dinero para que los niños sean "grandes”..., sepan de todo, estén preparados para el futuro,   estudien idiomas, practiquen deportes, actúen, canten, bailen…. El deseo de muchos padres es que su hijo sea lo más completo posibles en actividades pero muchas veces se olvidan de lo esencial: el tiempo dedicado a no hacer nada, a relajarse, a lo espontáneo, al juego con los amigos lejos de tanta organización, al achuche tierno con la madre o el padre, a la charla de cómo le ha ido el día sin censura… al acompañamiento relajado sin tanta presión alrededor. 


He conocido niños con tal programa diario que hasta tenían actividades en domingo, los siete días de la semana, sin descanso.




Muchos pacientes niños lo único que desean es un poquito de tiempo al día con su padre o madre; y te rompe escucharlo porque son muy conscientes de su deseo, pero no lo expresan en casa, algunos por no agobiar más a su familia que ya la ve bastante agobiada, y otros porque no son tan conscientes o son más pequeñitos y no pueden elaborar con la misma conciencia su deseo, pero detrás de cualquier anomalía, suele haber bastante carencia.


Esta falta de contacto familiar  los niños lo exteriorizan con comportamientos difíciles de manejar para los padres, o bien se vuelven rebeldes tratando de llamar la atención de sus progenitores, o bien se vuelven extremadamente obedientes y contenidos, el típico niño bueno que no da problemas, pero que se le ve triste y serio, a veces con dificultades académicas por falta de interés, un niño desvitalizado. Su energía vital la contiene para no generar más problemas de los que ve a su alrededor. Sólo cuando se hace visible algún comportamiento de este estilo, los padres se paran a pensar que algo no va bien, frenan su ritmo y ponen atención a su hijo.


Dori Pena Gayo - Psicóloga


 


 

 

 


 volver
C/ Fragoso 6 2º A | 362010 Vigo - PONTEVEDRA | info@doripenapsicologia.com | Telefono: 654 402 288 |